Es indudable que para rendir más tendrás que estar cómodo. No vale la antigua premisa de trabajar y sufrir. Nos pagan para obtener resultados, no para soportar penalidades. A un buen jefe le dará igual que te tumbes sobre la silla si consigues aumentar tu productividad. (A los que no les dará igual será a ciertos compañeros, aunque quizá les preocupe más tu alto rendimiento que tu postura).

¿Cuantos ideas buenas se te han ocurrido cuando estabas dándote un baño cómodamente?

Pues lo mismo en la oficina. Un entorno agradable produce mejores resultados. Nos pagan para obtener buenos resultados, el como da igual. El experto en Gestión del Tiempo José María Acosta cita en su magnífico libro: ”Gestión Eficaz del Tiempo”, que una siesta es una buena costumbre y que en algunos países empiezan a descubrir sus virtudes. Cita a Unamuno cuando alguien le espetó la cantidad de horas que dormía, que contestó: “Yo duermo mas que usted, pero yo, cuando estoy despierto, estoy mas despierto que usted.”

• Utiliza u sillón ergonómico, que no notes ninguna molestia en la cintura espalda y cuello. Que llegue la última hora de la tarde y puedas decir, “realmente estoy cómodo”.

• Evita los pequeños ruidos. Los grandes llaman la atención una vez, pero ese goteo continuado al que no se da importancia al principio, limita tu capacidad de concentración a la mitad.

• Ten una mesa despejada que te permita enfrentarte a la tarea actual sin que te apabullen los papeles

• Una temperatura por debajo de los 22º C y luz natural mantienen la concentración.

• Aléjate de las zonas de paso. Si tu espacio cumple la mitad de estas condiciones, estarás por encima de la mayoría.

 

Gestion Tiempo fotos