Libros enteros se han escrito en las salas de espera. Un poco de concentración y sacarás petróleo de esos tiempos muertos.

Nos pasamos un 3% de nuestras vidas esperando y viajando. Son porciones de tiempo demasiado valiosas para desaprovecharlas. Pero la mayoría ve la espera como un mal necesario, en vez de una posibilidad de acabar asuntos pendientes. Incluso leer la peor de las prensas amarillas es más provechoso que estar esperando sin hacer nada.

Me impresiona. la cantidad de gente inactiva en los viajes de avión o tren y sus correspondientes tiempos de espera. (También incluyo los viajes en coche de ida y vuelta al trabajo. Son ideales para aprender un idioma en cintas de audio). Lo mismo me ocurre con la gente inactiva que espera en colas, en atascos, en la consulta del médico o que espera para viajar.

A mi me parecen momentos ideales para  hacer cientos de cosas. ¿Si aprovecharas ese tiempo al máximo, cuanto más podrías conseguir?

Un viaje de dos horas es una oportunidad inmejorable para adelantar trabajo atrasado. Ideal para avanzar en los proyectos importantes. Esa tarea que se demora tanto, no tendrá escapatoria durante el viaje. En cambio, en un día normal de oficina con sus mil interrupciones, no tendrás ese privilegio. Cada hora de vuelo equivale a 3 de trabajo normal.

Las personas de éxito que parecen disponer de 48 horas al día, aprovechan estas esperas al máximo. Son los que leen mientras hacen bicicleta estática y reordenan su agenda cuando les cortan el pelo. Ya sea una espera  de 2 minutos o de 2 horas, tienen programadas una batería de llamadas a realizar y material de lectura en abundancia. Si esta prohibido usar el teléfono, repasan su carpeta de correspondencia y recortes de diferentes publicaciones. Luego sacan oro de esos artículos de innovación tecnológica, de esa entrevista tan jugosa o de ese libro técnico especializado que en su día no pudieron leer. Información que utilizarán más tarde… sus esperas son fructíferas.

Y las tuyas lo pueden ser también. ¡Hazte tu Plan!

 

Saca oro de los huecos de tiempo que suponen las esperas

Seguro que hay un tema del que eres un experto. ¿No te has propuesto escribir un libro sobre ello? Tus esperas son la solución para ese tiempo que nunca encuentras. En un año con varias horas de espera acumuladas, puedes completar tu gran proyecto.

Prepárate ya con antelación. Guarda en tu carpeta especial todos esos documentos y artículos pendientes de leer y un bolígrafo con su bloc de notas. Puedes incluir ese libro sobre economía o gestión que nunca tienes tiempo de abrir e informes y cartas que no requieran urgencia. También podrás hacer más útil los tiempos de espera si llevas tu agenda siempre encima, replanificar y revisar será un tiempo bien invertido. Muchas ideas se han mejorado esperando a una cena o en la cola del autobús.

 

Porque en 5 minutos puedes solucionar cualquiera de las siguientes tareas:

Leer un informe o artículo
Redactar un email
Repasar tu agenda o apuntar algunas ideas.
Ponerte al día con algunos libros
Terminar un informe
Solucionar un trabajo rutinario
Dar forma a una nueva idea
Sentarte en silencio y meditar (esto no es lo que hace la mayoría aunque lo parezca)
Preparar la estrategia para una reunión
Hacer dos llamadas pendientes
Pensar en como mejorar tu rendimiento de los últimos días
Anotar una idea que se te haya ocurrido

…Demasiadas acciones útiles como para dejarlas escapar.