Para el trabajo de concentración crea espacios de tiempo donde no existan interrupciones. No estarás para nadie.

Si tu hora de máximo rendimiento es de 8.00 a 10.00 y ahí tu concentración es máxima, no pares de hacer lo importante.

Jamás hagas tareas convencionales como escribir emails, leer informes o trabajo administrativo en tu momento álgido. Sal de tu zona de comodidad y cierra lo más importante, tardes lo que tardes. Sáltate esa pausa trampa para tomar un café. Pégate el madrugón si hace falta para no tropezarte con nadie.

Los buenos resultados nacen de hacer de un tirón lo prioritario. Coge lo mas imporAtante y no pares hasta acabar, luego lo segundo mas importante, etc… por ese orden.  Y continúa eliminando tareas sin importancia.

¿Es necesario hacer esa ronda de llamadas para comprobar si ha llegado el pedido? ¿Es necesaria esa reunión? ¿Es necesario contestar ahora esos emails? No mezcles lo importante con tareas de bajo perfil. Déjalas para los perdedores, que se autoengañen creyendo que trabajan.

Conseguirás 10 veces más que el resto si te centras en lo fundamental y “pasas” del resto.

 

Gestion del Tiempo fotos