FINANZAS PERSONALES: Subasta Lo Que Te Sobre

Seguro que tienes un montón de cacharros viejos que quieres tirar pero que la final optas por quedartelos. Pero van comiendo sitio en tu casa. Ocupan armarios enteros. Un día lo limpiaré todo, te propones. El caso es, que pasa el tiempo y allí siguen. En el fondo no te atreves. Te da pánico tirar algo de valor. ¿Quién te lo va a comprar?

Con Internet tienes la solución.  Es una de las cosas más prácticas de le Red. Hay varias páginas enteras dedicadas a subastas, las más populares son Ebay y las principales casas de subastas con su negocio aparte en la Web, como las famosos Christies y Sothebys  entre otras.

Hoy ya puedes deshacerte de todo lo que te sobra y además obtener un dinerillo extra. Podrá extrañarte a quién le pueda interesar ese abrigo de cuero que estaba de moda hace unos años o esa plancha de los años 60. Pero a mucha gente. Estate seguro que por raro que sea lo que quieras subastar, siempre habrá algún comprador.

Puedes vender de forma esporádica cosas que te sobren. Algunos han creado de ello un segundo negocio que les da unas ganancias adicionales. Hay gente que incluso tiene por aficción comprar cosas por los mercadillos los fines de semana y revende lo que encuentra a un precio mayor en las Webs de subastas.

El funcionamiento es fácil, te registras ofreciendo tus datos personales y una vez dentro puedes pujar por lo que quieras y viceversa: poner a subasta todo lo que quieras vender. Envías una foto y pones el precio. Es conveniente que la foto se acerque lo más posible al artilugio y que sea de la mejor calidad posible. La gente tiene más tendencia a pujar por lo que ve con detalles.

 

A la inversa, también puedes comprar más barato

A la hora de comprar puedes encontrar autenticas gangas, por debajo de un 30% de su valor de mercado. Muchos productos solo tienen algunas horas de uso y los obtienes seminuevos con un sustancioso descuento.

Se pone un precio de salida y una fecha en la que expira la puja. Durante ese tiempo los participantes pueden ir subiendo el precio. Hay infinidad de trucos para hacerse con los productos. Todos son legales y conviene que los sepas. Pujar en el último minuto sin haber pujado antes es uno de ellos. Tus posibles competidores no estarán en guardia, ya que no han visto tu nombre durante la subasta en el ultimo instante das un golpe de mano. Aunque ten en cuenta que mucha gente ya se lo sabe.

Pujar por la noche cuando hay menos gente en la Red también puede ser interesante.

Te aconsejo que cuando compres lo hagas en los meses de verano e invierno cuando muchas empresas sacaran a subasta restos de colecciones a precios muy competitivos.

Y a la hora de vender, también te interesará el verano ya que más gente tendrá acceso a Internet y más cosas te comprarán.

Es conveniente también que incluyas una descripción de tu producto en inglés. Triplicara de golpe tus clientes potenciales. Siempre es mejor que tu comprador esté en una zona geográfica cercana. Evitará problemas de envío. Pero el beneficio de contar con un mercado potencial como Estados Unidos para un vendedor europeo hace que merezca la pena que tu anuncio esté en inglés.

Hay millones de personas registradas y día tras día se realizan cientos de miles de subasta con los objetos más inverosímiles.

 

Un método seguro para obtener un dinerillo extra

No es un método infalible para hacerse rico. Es un instrumento de ayuda que te permitirá dos cosas: el dinerillo extra y deshacerte de artilugios inútiles.

La clave está en los comentarios positivos que se hagan sobre ti. Si la transacción se ha hecho correctamente, a tiempo y sin problemas, puedes pedir que te hagan un comentario positivo. A la hora de pujar por un objeto, siempre se decidirán por alguien con un buen historial de comentarios que por alguien con ninguno. La gente se juega su dinero en estas transacciones y no quiere riesgos. Es una garantía inmejorable para los usuarios. La solvencia de los compradores y la responsabilidad de un buen servicio de los compradores se ven reflejados.

A la hora de pagar, se puede elegir los métodos tradicionales como los cheques o las transferencias, o elegir las plataformas de pago más extendidas como Paypal. Te cobrarán una comisión, pero a cambio te beneficiarás de una transacción segura. Te registras y ellos como intermediarios, se encargan de hacer los pagos y cobros.

Es un método rápido y seguro. Te permite que solo una plataforma conozca tus datos y que no tengas que dar tu número de tarjeta a ningún extraño.

Leave A Response

* Denotes Required Field