FINANZAS PERSONALES: Los 10 Errores Que Cometemos Con Nuestras Finanzas Personales

No pasa nada por cometer errores, todo el mundo los comete. Los expertos son expertos por haber cometido más errores que nadie y haber aprendido de ellos. Con esta lista podrás ver los más comunes a la hora de manejar tu dinero y cómo tendrás un espléndido y sólido futuro si los evitas.

 

1. No ahorrar

Ahorrar es la base de la riqueza, aunque se crea que lo importante es ganar más. Grandes fortunas se han conseguido ahorrando. Conozco ejemplos de parejas con sueldos bajos que consiguieron independizarse financieramente a los 50 años. Evidentemente fue por todo lo que fueron capaces de ahorrar. Si Ahorras 3 Euros al día, para los próximos 30 años, habrás ahorrado 32.850 Euros. Pero si además inviertes ese dinero a un interés del 10%. Acabarás con más de 180.120,95 Euros. Acuérdate de que son los pequeños dinerillos los que te harán rico.

 

2. Intentar controlar el mercado

Nadie puede controlar el mercado. Creer en un sistema en el que siempre se puede comprar bajo y vender alto es el inicio de todos los problemas. La mejor manera es ser disciplinado y tener continuidad. Invertir todos los meses la misma cantidad, haga lo que haga el mercado, es la mejor manera de invertir y la más segura. Con ello superarás en resultados a la gran mayoría.

 

3. Dejarlo para mañana

¿Eres de los que deja las cosas importantes para más tarde? ¿Te cuesta recoger tu casa? ¿Tu lista de cosas pendientes crece sin parar? Con tu dinero pasa lo mismo, tendrás que tomar una serie de decisiones ya. Hay decisiones que no puedes dejar para más tarde. Necesitarás saber lo que apartarás cada mes para ahorrar, hacerte un plan financiero de aquí a 5 años mínimo, saber de cuánto dinero dispondrás en un futuro para invertir en una segunda vivienda, etc. No te bloquees, es una de las mayores trampas. Si te parece mucho, pártelo en pequeñas partes y haz un poco cada día. 5 Minutos (y digo bién: 5 minutos) bastarán.

 

4. Gastar más de lo que ganas

Millones de personas viven por encima de sus posibilidades y estarán eternamente preocupados por la falta de dinero. El presupuesto que seguirás para diseñar tu futuro no solo te sacará de deudas, sino que te permitirá dormir con tranquilidad. La calidad de vida que da tener un futuro económico resuelto es impagable.

 

5. Intentar dar el “pelotazo”

El problema con los pelotazos es que nunca darás con ellos. Estarás continuamente oyendo hablar de ellos y de los brillantes empresarios que lo consiguen, pero mucha de la información que crees tener, siempre está distorsionada y nada es lo que parece. El peligro radica en los ejemplos que nos muestran: La lotería, acciones que se disparan, un negocio con un crecimiento estratosférico… La búsqueda de la panacea que resolverá de un plumazo tu futuro y que te saque de todos tus apuros financieros, consumirá demasiado tiempo y energía. Sin contar con el riesgo de que te engañen con “la mejor inversión posible” y acabes perdiéndolo todo.

 

6. Dejar que tus emociones guíen tu estrategia de inversión

A la hora de invertir tendemos a volvernos emocionales y pensamos en nuestras inversiones como si fueran amigos. Esas acciones con las que estamos encariñados pero que no paran de bajar, ese asesor del banco que es tan majo pero que, bien pensado, nunca nos ha dado un consejo realmente bueno…
A la hora de invertir tenemos que apartar las emociones y mirarlo todo fríamente. Ten claro a donde quieres llegar y en cuánto tiempo. No dejes que el tiempo convierta una pérdida en una quiebra. Si has de realizar una pérdida hazlo cuanto antes. La próxima vez serás más listo.

 

7. No conseguir pagar esa deuda cuyo montante e intereses crece cada día

Es difícil ahorrar (y vivir) cuando tu deuda crece por momentos o si simplemente no desaparece. Empieza pagando la deuda con mayores intereses. Si tienes efectivo a mano, paga todas las deudas que no sean deducibles. Mira de cambiar tus inversiones: el 3 % que te generará esa inversión no es nada frente a los intereses de tus tarjetas de crédito y otro tipo de deudas a corto plazo.

 

8. Cambiarte a la inversión de moda

Si intentas invertir en el fondo de moda, el que ha tenido los mejores resultados últimamente, perderás dinero. Cada vez que uno de estos fondos gana más que el promedio, se vuelcan en darle publicidad. Predican a los cuatro vientos sus excelentes resultados, sin mencionar sus rentabilidades pasadas… A la hora de elegir un fondo, elige aquél, que tenga unos beneficios sólidos por lo menos durante 5 años. Si no sus beneficios pueden ser fruto de la casualidad, como ocurre casi siempre en los fondos “de moda”. No seas el incauto inversor que se deja llevar por ese fondo tan popular, sin investigar su rentabilidad real a lo largo de los años. Acuérdate: rendimientos actuales no son nunca garantía de rendimientos futuros.

 

9. No diversificar las inversiones

La bolsa tiene varios vaivenes a lo largo del año y no digamos a largo plazo. La única manera de vacunarte contra lo peor, es invertir a largo plazo y diversificar. Esto implica construir tu cartera con diferentes acciones (lo mejor es referenciar a un índice), bonos, moneda extranjera y otras inversiones. Deberás respirar tranquilo cada vez que el mercado de un bandazo.

 

10. No tomar riesgos

Es posiblemente el mayor error financiero que se comete. Desde pequeños nos avisaron del riesgo de la bolsa. Pero muchos lo entendieron mal, hay que tomar riesgos sí, pero calculados. Es muy diferente diversificar el 80% de tu capital en renta variable a largo plazo, que intentar dar un pelotazo invirtiendo todos tus ahorros en esa empresa biotecnológica de pequeña capitalización esperando que la acción se multiplique por diez. Si eres listo para tus inversiones y te ocupas de investigar rentabilidades pasadas, de diversificar y además eres disciplinado, estarás invirtiendo con éxito y el tiempo jugará a tu favor.

 

Finanzas Foto

Leave A Response

* Denotes Required Field