El Pensamiento Lateral dice que nuestro cerebro se basa en sistemas de reconocimiento de patrones, ya que éstos no funcionan como ordenadores.

Necesitamos años antes de dominar la aritmética más simple – algo que los ordenadores hacen fácilmente a la primera.

En cambio, reconocemos instantáneamente patrones como las caras, el lenguaje y la escritura, cosa que los ordenadores no. La única forma de que lo consigan, es copiando el sistema de funcionamiento de las células del cerebro humano. Y necesitarán bastante tiempo y potencia para igualar nuestra capacidad.

Nuestra gran ventaja del reconocimiento de patrones es, que reconocemos objetos y situaciones rápidamente. Imagínate el tiempo que perderías si tuvieras que hacer un análisis completo cada vez que ves a un conocido o una simple caja de galletas. Pero lo que hacemos es  saludar inmediatamente al conocido y abrir la caja. Por lo tanto, sin este reconocimiento de patrones no tendríamos vida social (y nos moriríamos de hambre).

Pero cuidado, el aferramos a nuestros patrones nos bloquea a menudo. Buscamos soluciones basadas en anteriores problemas. Normalmente no buscamos soluciones con otros patrones.

Cada tipo de enfoque tiene su fuerza. Lógicamente, el pensamiento disciplinado es enormemente eficaz para mejorar de productos y servicios. Pero está limitado a pequeñas mejoras. Para evitar este estancamiento, las técnicas del Pensamiento Lateral cambiarán a mejor tu modelo de forma de pensar. Con ellas alcanzarás sorprendentes y brillantes soluciones.

 

Nuevas ideas y soluciones para mejorar radicalmente lo que ahora tienes.

Ser creativo es una cuestión de mirar atrás y preguntarse si hay alguna manera de mejorar algo. Edward de Bono, el padre del Pensamiento Lateral, llama a esto una “pausa creativa”. Sugiere una breve pausa de unos 30 segundos para pensar en una mejor manera de hacer algo y convertir estos 30 segundos en una forma habitual de pensar. Requiere de tu autodisciplina, ya que se olvida con facilidad.

Otro importante cambio que también puedes empezar a utilizar es, ver los problemas como oportunidades de mejora. Lo habrás oído mil veces, pero es cierto. Siempre que resuelves un problema obtienes un producto mejor para ofrecer después.

 

Usa tu Creatividad

La Creatividad no sirve para nada si no va seguida de la acción. Las ideas deben de evaluarse, mejorarse, pulirse y comercializarse, antes de que tengan algún valor. En otras secciones de MásEficaz.com encontrarás las herramientas de Planificación y  Gestión del Tiempo necesarias para cuando tus ideas despeguen.
Ansiedad fotos