CONTROLA TU MENTE: Elimina El Perfeccionismo

 

¿Sufres de Perfeccionitis?

¿Siempre necesitas un poco mas de tiempo para hacer algo bien?
¿Rehaces tu trabajo a menudo?
¿Tienes la sensación de que podrías haberlo hecho mejor?
¿A menudo quieres corregir el trabajo de otros de acuerdo a ciertas especificaciones?
¿Reescribes 2 y 3 veces tus emails?
¿Te acuerdas mas de aquello en lo que fallaste que en las cosas que hiciste bien?

Intentamos hacer las cosas demasiado bien, mejor de lo que nos piden y no sirve para nada El perfeccionismo es una conducta obsesiva que baja la productividad. Un problema en vez de una solución. Es como ir con el freno de mano puesto.

Al cabo del día tenemos cientos de pequeñas tareas pendientes y una de las mayores pérdidas de tiempo es querer alcanzar la perfección en todas. Mejorándolas solo se consigue alargar un 50% su ejecución, aunque el resultado no sirva para nada.

 

Ojo, no confundas esto con hacer un trabajo de alta calidad. Cuando te piden calidad da calidad, reconocerás que es necesario sobre todo en las tareas a largo plazo. Pero normalmente lo importante será entregarlos a tiempo, sin importar otros aspectos como el formato o la manera en que está escrito. Cuando los clientes buscan calidad, piden calidad en determinados aspectos de tu producto, puede ser el plazo de entrega, un embalaje determinado o unas especificaciones concretas. Proponte saber que es exactamente lo que te piden y a  partir de ahí se conciso. Adiós a las horas de trabajo innecesario.

 

Las prioridades te recuerdan que existe un límite. Así que huye de la perfección. Hacerlo bien es más importante que hacerlo perfectamente.

El exceso de perfeccionismo puede desembocar en estrés y ese mayor rendimiento que buscamos se convertirá en bajísimo rendimiento. ¿Cuantos informes, correos electrónicos y propuestas redactaste varias veces para que apenas fueran leídos? Ponte en lugar del otro cuando recibe tu informe o email ¿A que no te los lees al completo? ¿A qué les echas una ojeada rápida, mirando las frases más importantes dejando el resto sin leer? Evita la perfección, te robará demasiado tiempo. Sobre todo en los pequeños trabajos, termínalos y punto.

Lo que está bastante bien ya está bastante bien.

 

La lacra del perfeccionismo

El perfeccionismo en los pequeños trabajos puede mantenerte eternamente alejado de hacer lo importante. Puedes pulir esa carta o informe todo lo que quieras, pero a nadie le importará y habrás dejado de lado lo importante.

Conozco al mejor reparador de máquinas de una empresa. Esta persona gestiona las roturas a la perfección, devuelve las piezas en unos embalajes que van impolutos, autenticas obras de arte. La empresa lleva años con este proceso innecesario. Debería poner a esa persona tan efectiva en otro departamento, como su caótico almacén. En cambio se le mantiene en su puesto por el perfeccionismo con el que hace su trabajo. Pero es un desperdicio, si lo hiciera la mitad de bien sería lo mismo. Suficiente es suficiente.

Otras organizaciones cometen un error parecido al ocupar a sus mejores trabajadores con gestiones que pueden subcontratar. Gente Freelance que puede hacer muchos trabajos con una calidad aceptable, labores que no necesitan ser perfectas, simplemente hay que hacerlas. Hoy en día, hay trabajos que se pueden realizar a 1000 kms de la oficina, reservando a los trabajadores experimentados para diseñar estrategias, planificar y mejorar procesos.

Confía en tu instinto trabaja rápido y no quieras tenerlo todo perfecto. Sino limitarás la visión global de tu trabajo y tardas 3 veces más. Hay cientos de tareas que no tienes que hacer a la perfección. Es como ir con prisa y plancharse solo la parte delantera de la camisa, la que se ve y no cubre la chaqueta. Llegas a tiempo a la cita y nadie verá la parte no planchada.

Como las decisiones, es mejor una mala decisión que no tomar ninguna. Ser competente no significa ser perfecto. Porque un trabajo perfecto entregado fuera de tiempo no sirve. Además, siempre tendrás tiempo de corregirlo todo mas tarde. Es mejor completar todo con errores y ver el “Gran Proyecto” terminado, que pararse en todos los puntos hasta verlos perfectos ya pondrás los puntos y las comas mas tarde.

 

¿Qué hago a la perfección y que no?

Hazte siempre estas preguntas:
• ¿Inviertes un tiempo excesivo recopilando datos?
• ¿Merece la pena ese esfuerzo extra para el resultado que vas a obtener?

Hecha un vistazo a tu lista de asuntos pendientes. Veté una por una y piensa cómo puedes hacerlas de manera más rápida. No necesitarán estar hechas al milímetro. Importa más terminarlas, buscar la información necesaria y exponerla, pero sin detalles, haciendo hincapié en lo importante. Decide que tareas harás así, (probablemente el 90%).

Es triste ver la cantidad de informes y emails que se escriben a largo del día y apenas son leídos. Prueba entonces a hacerlo con mayor rapidez y concentrándote sólo en lo importante. Notarás enseguida si es suficiente. Si es necesario comenta con tu superior si puedes hacerlo sin tantos detalles. Exponle que así podrás abarcar más asuntos. En la mayoría de casos no habrá ningún problema. Esta técnica te regalará varios minutos aquí y allá, que a la larga se transformarán en horas.

Te darás cuenta al de un tiempo, que tareas que parecían urgentes y había que hacer a la perfección, pueden posponerse. Esta es una técnica que permitirá a la gente joven, (la fogosidad del novato que quiere mostrar eficacia sin límites), concentrarse en tareas de mayor valor. La gente con 40 o 50 años lo ha aprendido después de muchos esfuerzos inútiles. Ahórratelo, desde el principio. Ahora tus días te que permitirán abarcar muchas más cosas. Tus reservas de energía aumentarán. Como pasa con muchos exámenes, te basta con aprobar; todo el tiempo que estudies para una asignatura significa quitar tiempo a otras.

No pierdas tiempo dando brillo a algo que no lo necesita. Empieza por dejar las cosas bien hechas, no perfectas. Tu tiempo disponible para otras gestiones lo notará.

Eso sí, distingue lo que verdaderamente tiene impacto; ahí vete al detalle. Será en el 10% de los casos. Si estas en ventas y te obsesionas por organizar el mejor trayecto para tus visitas, aquel que maximice el tiempo y reduzca mas kilómetros, no dudes en rediseñarlo una y otra vez hasta alcanzar la perfección. Se traducirá en ahorrar innumerables horas de conducción al cabo del año.

Como norma general, busca la perfección solamente para planificar y diseñar proyectos. Ahí si que ahorrarás muchísimas horas de trabajo innecesario.

Leave A Response

* Denotes Required Field