Muchos de nuestros valores provienen de los demás. Nos afectan los coches que llevan, sus casas, sus profesiones… Amigos, compañeros, familia, jefes y conocidos forman un jurado invisible. Adoptamos sus costumbres sin pensar. No nos damos cuenta hasta donde llega. Si en tu entorno hay abogados, tú también querrás ser uno de ellos, si es de albañiles, pues albañil. Si su casa está en ese barrio tú también por ahí. Es tu entorno, no dejes que te aprisione.

Vemos todo a través de los ojos de los demás, si a los demás les diera igual una casa grande con vistas el mar, coches deportivos y vacaciones exóticas, a nosotros seguro que también.

No tiene sentido, sal de la manada, cuanta mas aceptación busques menos la encontrarás y viceversa. Es difícil ignorar a los demás, sobre todo si sentimos les admiramos. Si todos fueran ciegos, no llevaríamos ropa buena ni tendríamos una casa bonita ni un gran coche. Pero nos arruinan los ojos de los demás.

Conozco una chica espectacular que esta convencida de que es fea. Su madre se lo dijo desde pequeña. Por mucho que le digan lo contrario, hoy aún actúa como si lo fuera, con complejos innecesarios. Cuando aceptamos un prejuicio de alguien estamos dejando que nos controle.

Imita a Descartes, este decía que cada vez que alguien le ofendía, alzaba su alma tan alto que la ofensa no le alcanzaba. Hace falta fuerza interior para no dejarte influenciar por este jurado. Son los que viven acorde a sus propios valores y no al de otros, los que llegan lejos. El hijo de aquel médico que se dedico a la música no lo tuvo fácil. Tampoco el que consiguió sacar la carrera de derecho proviniendo de aquel conflictivo barrio, lo fácil hubiera sido pasarse la vida entre el trabajo en esa tienda y el bar de al lado.

Eres el más eficiente ¿Te das cuanta de que has podido ser una marioneta estos últimos años? No dejes que el miedo al cambio te atenace. Es como dejar de fumar, el miedo al abismo sin el chute de nicotina. La ineficiencia de muchos se basa en creencias erróneas de las que se han ido autoconvenciendo durante años. Algún comentario despectivo cuando eran pequeños, les indujo a pensar que no eran suficientemente buenos. Malas notas en el colegio o una evolución mas tardía son causas de muchos fracasos.

Elimina al jurado invisible, el mundo esta lleno de genios que fracasaron es sus primeros años. Solo necesitas creértelo.