Las 2 Claves para no rendirte nunca

¿Sientes que te esfuerzas demasiado y los resultados no aparecen?

El otro día tuve un día horrible… ya sabes… esos días.

Desayuné a mil por hora… llamadas sin parar… urgencias… fuegos que apagar…

Nada salí bien. ¡Absolutamente nada!

Seguro que lo sabes. El coche no arranca. El teléfono móvil se apaga en medio de una llamada clave. Y un par de temas importantes que parece que no se solucionan…

Entonces pensé en los altibajos de mi vida.

Incluso en medio de los éxitos.

¡Son inevitables!

Tienes un día bueno… pero el siguiente es puro estrés.

Y el siguiente más estrés.

Pero persiste porque de repente, al cuarto ocurrirá algo bueno y subirás a la cima. Y llegará una semana triunfal.

Por eso por favor…

Cuando venga un obstáculo levántate.

Y si vienen 1000 obstáculos te vuelves a levantar.

¿Te esfuerzas y nada te sale? Persiste. Que el día te coma.

Persiste haciéndolo lo mejor que puedas, aunque no haya resultados a corto plazo.

Créeme que tu meta personal o el dinero llegará.

Es una ley universal, lo que haces te vuelve con creces.

Por eso hazlo lo mejor que puedas. Sé excelente. Pase lo que pase. Es por ti.

Lucha en tu carrera. Lucha en tu trabajo. Y lucha en tu casa. Intenta ser el mejor.

Si quieres seguir un método sigue estas 2 claves:

Clave 1:
Primero ponte unos objetivos alcanzables. Empieza por poco.

Después a por unos objetivos un poco más difíciles. Y también los lograrás. Y los tropiezos serán simples tropiezos.

Clave 2:
Jamás te rindas. Si te caes te vuelves a levantar. Tantas veces como haga falta.

“Nunca, nunca, nunca te rindas,” decía Winston Churchill. (Y algo sabía de eso).

Así que no desperdicies tu futuro rindiéndote. No pierdas la oportunidad de convertir tu vida en algo magnífico. Si no te rindes el futuro es tuyo.

Cumplirás tus sueños si no abandonas NUNCA.

Cuando perseveras entras en trance. Entiendes por qué has nacido. Descubres qué quieres hacer en tu vida.

Entonces todo cambia. Y adiós tristeza.
Persevera. Diseña un plan y a por ello.

Deja un comentario