Cómo liberar el genio que llevas dentro

Es mentira eso que dicen que para ser un genio hay que nacer.
Vamos a ver…
Tu mente tiene billones de células. ¿Cuántas ideas brillantes podrías tener combinando esas células?
Si cada conexión entre ellas es un pensamiento, las ideas y pensamientos que puedes tener dejarían a cualquier genio universal pequeño a tu lado.
Tienes todo el potencial, créeme.
Aunque te digan lo contrario.
Mientras tengas cerebro puedes conseguir cualquier objetivo. Lo tienes todo para ser un genio. (Numerosos casos clínicos reflejan que incluso gente que perdió parte de su cerebro sigue funcionando bien, y algunos extremadamente bien.)
¿Cómo aprovecharte de tus posibilidades ilimitadas entonces?
Lo primero es creer que puedes… porque puedes.
Tu mente te dará la vida que buscas. Conseguirás cualquier reto, te harás rico, serás feliz, hábil o carismático…
Podrás ser endemoniadamente inteligente y más convincente aún.
Lo que tú quieras.
Con tus billones de células tu mente no tiene límites. Resolución de problemas, grandes metas o descubrimientos científicos… te dará todo lo que le pidas.
El único obstáculo para arrancar ese genio potencial es tu pensamiento autolimitador. Porque está demostrado que puedes lograr lo que te propongas. ¿Cuántas ideas buenas tuviste en tu vida?
¡Pues si tuviste una significa que puedes tener más! ¡Tienes esa capacidad!
Pero tienes que querer.
Esa es la condición indispensable.
No te dejes influenciar por el bombardeo externo de “No pienses, la culpa es de los demás y relájate y disfruta porque te lo mereces.”
Eres un genio, pero antes tienes que hacer algo: proponértelo. En cuanto te convenzas de que lo tienes todo en tu mente verás conexiones, tendrás ideas y desarrollarás un sexto sentido para ver oportunidades donde otros no ven nada. Y conseguirás objetivos a una velocidad increíble. Más amigos, más proyectos, más dinero o lo que tú elijas gracias a descubrir tu nueva potencia mental.
Pero recuerda primero la clave: creer que puedes. El potencial está ahí. Las células están a tu disposición. Sólo tienes que hacer las conexiones.
Tu cerebro te dará cualquier cosa que le pidas. Pero tienes que desearlo con todas tus fuerzas. Entusiásmate con tu nuevo futuro y reactivarás billones de células.
Si insistes tu mente subconsciente y supraconsciente rendirán diez veces más para ti sin tener que esforzarte diez veces más. Por eso persigue problemas y retos.
Persigue retos aunque sea para ver que puedes con todo y descubrir beneficios aún mayores tras un problema.
Empieza planificando un futuro a lo grande. Por ejemplo: ten un ambicioso plan para duplicar tus conocimientos y vocabulario en unos meses.
O para duplicar tus contactos.
O tu sueldo.
O lo que tú elijas.
Tu mente podrá con todo si la programas bien.
Descubrirás cómo alcanzar cualquier meta y que tu mente siga encontrando soluciones mientras descansas.
Porque puedes programarte para lo que quieras, aquella idea que apareció “sin más” no fue sin más. Apareció porque programaste antes tu mente.
¡Aprovecha tus billones de células!

Deja un comentario