5 Estrategias Rápidas y Eficaces para Motivarte

¿Quieres motivarte sin esfuerzo?
Te voy a dar 5 consejos fáciles para beneficiarte desde hoy. Tendrás tu arsenal de hábitos para estar motivado de por vida.
1. Piensa en lo que has conseguido en el pasado
Piensa en lo que hiciste bien en vez de dar vueltas a lo que no funcionó. Dale importancia. Repásalo mentalmente una y otra vez. Ese proyecto que sacaste adelante, ese consejo que leíste y te sirvió de mucho, ese rato que te paraste a pensar y solucionó mucho, esa idea que tuviste o eso libros que leíste que te llevaron al éxito. Date palmadas en la espalda.

2. Lee biografías que te inspiren
Lee todo lo que puedas. Nunca me cansaré de repetirlo. Lee todos los libros y artículos que veas. Escucha audios en el coche o cuando estés de paseo. Planifica lo que quieras leer y luego ataca tus prioridades. Y a la hora de leer…

¡Las biografías (además de enseñarte) te motivarán más que nada!

Todos tenemos altibajos en nuestras vidas. Las autobiografías nos reconfortan y nos ayudan a llegar lejos.
Ya verás cómo tu confianza crecerá cuando te lances a los retos. Los problemas te harán más inteligente y siempre traerán algo mejor.

Si necesitas inspiración, ¡A por las biografías!

3. Meta por meta
No hay mayor motivación que conseguir objetivos. El truco es ir paso por paso. Objetivos pequeños primero. Consigue pequeñas cosas cada día.

Enfócate en tus 3 objetivos principales y haz cada día algo que te acerque más a esas metas. Pasito a pasito conseguirás tus metas en tiempo récord. Verás lo rápido que te acercas al final de un proyecto y cómo te motivas. Ya sea escribir, tocar al piano, hacer una llamada o complementar parte de un proyecto… ¡Conseguir un miniobjetivo no tiene precio!

4. Valora lo que tienes ahora
No importa lo mal que estés, siempre habrá alguien peor. Si no te lo crees visita un hospital.
Pon las cosas en perspectiva. Tienes muchísimas más posibilidades que otros no tienen. Eres un privilegiado.

Punto.

5. Cuanto más te cueste, mayor será tu recompensa
Si trabajas más horas de las “oficiales” añades dinero y conocimientos a tu futuro. Aunque ahora no lo veas. (No lo ve la mayoría que sale disparada cuando se acaba su jornada). Si haces algo que te cueste, te fortalecerás. Además te dará una experiencia que pocos alcanzarán. Si te cuesta planificar ese proyecto, si se resiste esa nueva habilidad o estás “volviéndote loco” por superar ese obstáculo ¡Enhorabuena! Las consecuencias serán buenas.

La verdad es que cuando algo cuesta hacerlo, muy pocos lo hacen. Esto quiere decir que si tú lo haces, estarás por encima de la media. Solo intentarlo será mucho.

Y el reconocimiento y el dinero llegarán, no te preocupes. No al momento, pero sí más tarde. No te rindas. Si algo te cuesta, motívate pensando en el premio futuro. Que será muy grande.

2 Comments

  • Gerardo Martinez

    Reply Reply August 24, 2015

    Gracias. No quiero perder el contacto.

    Gerardo.

  • Agustín

    Reply Reply September 1, 2015

    Muy bueno felicitaciones por la enseñanza sigan adelante

Leave A Response

* Denotes Required Field